lunes, 27 de enero de 2014

A ciegas

Tengamos esta noche una cita a ciegas. Vístete con tus mejores galas. Te espero en la mesa de aquel bar donde ya hemos tenido algún encuentro mientras repaso en mi cuaderno los cuentos del pasado. Cuando llegues, véndame los ojos y susúrrame las palabras exactas, erízame la piel con su belleza, trae contigo las letras perdidas. Devuélveme las musas y no me abandones de nuevo.
Puedo vivir sin amor, pero tú, Inspiración, me sigues haciendo mucha falta.

4 comentarios:

  1. Me suena que sobre esto tenía que haber escrito yo...ejem, ejem. Muy bonito y perfectamente descrito. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final me adelanté yo :) pero la idea puedes ampliarla y mejorarla siempre que quieras ^^

      Eliminar
  2. Lo bueno no es que tengas inspiración (que también), sino que eres capaz de llevar al papel lo que te susurra al oído. Enhorabuena por ello :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adrián. Con tus palabras me animas siempre a no dejar esto aparcado y a seguir escribiendo las chorradas que pasan por mi cabeza :)

      Eliminar